FANDOM


Eraicon-GOW1 Eraicon-GOS
Senda de la Soledad Ilustración

Riscos del Suicidio Ilustración artistica

Los Riscos del Suicidio son una localcización recurrente en God of War. Ubicado al borde del Mar Egeo, es en este lugar donde Kratos intenta suicidarse al final del primer juego y donde se encuentra un Portal al Olimpo.

God of War Chain of OlympusEditar

En la escena siguiente, posterior al final del mencionado título, Kratos cae de la Carroza de Fuego de Helios hasta el Risco del Suicidio, momento en que Atenea y Helios le retiran el armamento que llevaba consigo: el Guantelete de Zeus y el Escudo del Sol. Ambos dioses abandonan el lugar, mientras que Kratos permanece inconsciente.

God of WarEditar

Al ver que su principal objetivo no se había alcanzado y que viviría con el remordimiento de no recuperar a su familia por el resto de sus días, Kratos no soporta la idea y decide lanzarse desde la cima de una montaña en cuyo precipicio le esperan unos riscos que seguramente acabarán con su vida, diciendo "Los dioses del Olimpo me han abandonado... ya no queda esperanza", pero al lanzarse y caer en el agua, es levitado por la diosa Atenea hasta la cima donde se lanzó, donde se encontraba una estatua de ella y una compuerta dorada misteriosa, diciéndole que aún no era su momento de morir, y que los dioses no podrían olvidar las hazañas que logró sin ayuda alguna de un dios, y, como Ares había muerto, quedo una vacante entre los dioses que debía ser ocupada por él, ya que no existía un dios de la guerra, es allí, donde Atenea abre la compuerta dorada y revela su interior: la entrada lo llevaba al Monte Olimpo. La diosa le entrega las Espadas de Atenea, que se asemejan mucho a las Espadas del Caos, sólo que estas son de oro. Kratos entra al Monte Olimpo, llega a un salón donde al fondo lo espera el majestuoso trono donde, por fin, se sienta y descansa sabiendo que no sólo había logrado lo imposible, sino que también ahora era el nuevo dios de la guerra.

God of War: Ghost of SpartaEditar

Después de que Kratos vence a Tánatos, lleva el cadáver de Deimos a los riscos del suicidio donde el Enterrador lo espera con una tumba recién cavada. Mientras el enterrador sepulta a Deimos, Kratos observa el precipicio hacia donde se lanzó después de vencer a Ares y pone un pie hacia el vacio como si quisiera suicidarse de nuevo pero se retracta diciendo "por los dioses, en que me he convertido", a lo que el enterrador le contesta "en la muerte, el destructor de mundos", después Atenea aparece detrás de Kratos y le dice que ahora es un verdadero dios, ya que no hay nada que lo ate al mundo de los mortales pero Kratos se marcha diciendo que los dioses pagaran por lo que paso. Al final se escucha que Atenea dice "perdóname, hermano". Las acciones de Tánatos hacen que crezca el odio de Kratos hacia los dioses.

God of War IIIEditar

Cerca del final de God of War III, Kratos se encuentra en una recreación de los Riscos cuando Zeus intenta atacar su mente.

Galería Editar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.