FANDOM


Eraicon-TLP

Gróa, conocida como la Guardiana del Conocimiento, es una vidente que aparece en The Lost Pages of Norse Myth. Está casada con Aurvandil y es la que predice el Ragnarök antes de ser asesinada por Odín.

Mitología Nórdica Editar

Después de que Thor venciera a Hrungnir con el martillo Mjölnir, Gróa es llamada para eliminar mágicamente los fragmentos de la piedra de afilar de Hrungnir que quedaron incrustados en la cabeza de Thor. Desafortunadamente, mientras Gróa hacía su trabajo, Thor la distrajo dándole noticias del paradero de su esposo Aurvandil (al que había ayudado a cruzar el río Élivágar), diciéndole que su marido estaba en casa. El hechizo que Gróa estaba realizando falló y las piezas de la piedra de afilar quedaron permanentemente incrustadas en la cabeza de Thor.

La Guardiana del Conocimiento Editar

Gróa sostenía un libro entre sus manos, deseando que se tratase del tomo que llevaba buscando desde hace tiempo. Al abrir el tomo, la vidente descubrió que las runas que éste contenía poseían el poder para aumentar sus avanzadas habilidades proféticas, y tal vez permitirle descubrir el paradero de su amor perdido, Aurvandil.

La búsqueda de su esposo había transcurrido desde largo tiempo atrás. Como la talentosa vidente que era, había aumentado sus capacidades para vislumbrar el futuro, buscando y leyendo tomos de sabiduría antigua. Gróa viajó por los reinos buscando estos tomos, y con cada pasaje recitado en voz alta sus poderes crecían, pero no encontraba lo que buscaba, el paradero de Aurvandil.

La última vez que Gróa sintió el abrazo de su marido fue momentos antes de partir a una peligrosa misión, al lado de Thor, el poderoso hijo de Odín, pero nunca regresó de esa misión. Todo lo que ella sabía era que tras sufrir congelación, Thor intentó llevar a Aurvandil a casa desde el Vanaheim a través de un arroyo helado mediante una canasta en su espalda, pero en algún lugar de la tundra, Thor perdió a Aurvandil.

Thor regresó a casa sin saber qué pasó con el amor de Gróa. A pesar de que su objetivo seguía eludiéndole, Gróa vislumbró muchas cosas dentro de cada tomo. Pronto la búsqueda de su esposo se convirtió en una búsqueda por conocimiento. A través de los años Gróa fue recolectando los tomos en una biblioteca sin fin de conocimiento arcano.

A medida que sus poderes crecían, también lo hizo su reputación para hacer profecías. Incluso el poderoso padre de Thor, Odín, llegó a depender de Groa. Ella no sabía por qué, pero en la seguridad de su biblioteca sintió que ese tomo era especial. Sus poderes le permitían ver más lejos y por más tiempo que a todo ser antes que ella. Gróa sintió que ese tomo le daría la habilidad de ver lo que tanto le desesperaba.

Al recitar el tomo su voz se llenó de magia divina. Al cerrar sus ojos su mente se llenó de imágenes, pero no del paradero de Aurvandil, su mente se llenó de cosas terribles y desastrosas. En Asgard, el único ojo de Odín, tuvo una contracción, sintió que los efectos de la profecía de Gróa sacudían los reinos, y entonces Odín susurró con estremecimiento: Ragnarok. Luego, levantándose de su trono, musitó: Gróa.

La vidente vio demasiado, pero aun así no logró saber dónde estaba su esposo, momento en que se preguntó si alguien lo habría ocultado. Momentos después escuchó unos golpes llamar a la puerta de su biblioteca.

Abrió la pesada puerta y lo vio, era él, el Padre de Todo. Odín agarró con fuerza la garganta de Gróa y el cielo se llenó de nubes negras. El dios la obligó a contarle todo lo que había visto en sus visiones o tendría que golpearle en la cabeza como Thor había hecho con su marido. En ese momento Gróa comprendió que había sido Odín quien había ocultado el fatal destino de su amado esposo. La vidente se negó a contarle sus visiones e intentó zafarse del dios, pero Odín con una sonrisa apretó el frágil cuello de Gróa, arrebatándole todo el conocimiento, sus runas, su biblioteca y su vida.

GaleríaEditar

Curiosidades Editar

  • Gróa no descubre el Ragnarök en el mito original.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.